Ultreya Internacional Francófona.
Equipo completo de OMCC

Comité ejecutivo y representantes de Grupos Internacionales. Reunión de Roma (septiembre de 2023)

EL “PASO” DEL OMCC
Un gran paso para el OMCC

En dos días de trabajo, oración y amistad, en Sevilla (España), continuó el “traslado” de la Organismo Mundial de Cursillos Cristiandad, para completar el proceso iniciado el pasado mes de julio.

Primer Cursillo 1949
75 aniversario de primer Cursillo

“El Movimiento de Cursillos de Cristiandad se inicia en la década de 1940 en la isla de Mallorca (España), tomando forma en la preparación espiritual para una peregrinación a la tumba del apóstol Santiago organizada por los jóvenes de Acción Católica durante el año Santo Compostelano de 1948. El Primer Cursillo de Cristiandad se realiza en enero de 1949, en el Monasterio de San Honorato de Randa (Mallorca)”

PRESENTACIÓN DEL MCC A LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE FILIPINAS
Presentación del MCC en Filipinas.

¡Un gran acontecimiento para el MCC! Un nuevo camino se abre ante el MCC de Filipinas.

previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow

¡Un Movimiento que acoge, acompaña y ama!

En el origen del MCC hay un don especial del Espíritu, una inspiración para hacer llegar el amor de Dios a toda persona. El Movimiento quiere caminar siendo fiel a ese carisma, en comunión con la Iglesia, siguiendo sus indicaciones pastorales y atendiendo a la realidad del mundo que tiene que evangelizar.

"La misión del cursillista es ayudar a descubrir la belleza de la fe y la vida llena de gracia que se puede vivir en la Iglesia"

Papa Francisco en la III Ultreya Europea, Roma, 2015

Grupos Internacionales

Datos y cifras del MCC

Vea a continuación algunas curiosidades del MCC. 

Realmente, porque es un “movimiento” de Iglesia, en cuyo método de evangelización se incluye la celebración de los llamados “Cursillos de Cristiandad”.

Se utilizó la palabra “movimiento” para subrayar que no es una “asociación de fieles”, sino una realidad eclesial en la que la participación es “libre y abierta a todas las personas que han hecho el Cursillo; lo único que une a estas personas en el MCC es su deseo personal de permanecer tomando parte activa en él” (IF3Ed. nº 292).

Por otra parte, el nombre de “Cursillos de Cristiandad” se concretó en el año 1953, cuando ya se habían celebrado más de 30 Cursillos en Mallorca. Hasta ese momento no existía una designación definida, habiéndose utilizado el nombre de “Cursillos de Conquista”. Pero ese año, en el marco de una asamblea diocesana, el obispo D. Juan Hervás utilizó por primera vez el término “Cursillos de Cristiandad”, que fue calurosamente acogido y que se mantuvo como denominador del Movimiento.

Está presente en más de 50 países, en todos los continentes. En América es donde existe una difusión más amplia, pues está prácticamente en todos los países del continente, de Canadá a Chile, incluyendo también la presencia en el Caribe. En Europa, que fue donde surgió, actualmente se encuentra en 13 países. En Asia y Oceanía la distribución es más limitada, como lo es en general la presencia de la Iglesia Católica: existe el Movimiento en 7 países de la zona. Por otra parte, el MCC también está presente en África, de forma más dispersa, otros 8 países. Puede encontrarse información de todos los Secretariados Nacionales actualmente operativos en el siguiente enlace:

 

No se dispone de un registro actualizado del número de cursillos celebrados en cada país, se está trabajando para elaborarlo. Se puede hacer una estimación, atendiendo a los años en los que se llevan celebrando cursillos (75 años) y la media de cursillos que se llevan a cabo en cada país (cifra muy variable, con un rango que oscila entre 5 y 300 anuales). Utilizando los datos disponibles y haciendo una estimación muy restrictiva, se podría considerar que se han impartido una media de 30 cursillos anuales en unos 40 países durante 50 años y esto daría una cifra de 60.000 cursillos y más de un 1.000.000 de cursillistas… Es ciertamente sólo una estimación que habrá que afinar a medida que se dispongan de datos contrastados. Se actualizará esta información.

El MCC se caracteriza, como indica el Preámbulo del Estatuto del OMCC (punto 7), “por tener pocas estructuras”. El MCC tiene una base diocesana: en cada diócesis el Movimiento existe en base a los cursillistas que se agrupan en pequeños grupos (reuniones de grupo) y Ultreyas. Dando soporte y sirviendo a esta comunidad cursillista, a los grupos y a las Ultreyas, está la llamada “Escuela de Dirigentes”, el grupo de personas que asumen la tarea de sostener e impulsar la vida del Movimiento en la diócesis, dinamizando y desarrollando su finalidad. A partir de la Escuela se constituye el Secretariado Diocesano, que es la estructura de servicio responsable de coordinar y orientar la actividad del MCC a nivel diocesano. Este Secretariado Diocesano tiene la autoridad delegada y asume la responsabilidad necesaria para servir a la vida del Movimiento en la diócesis, bajo la orientación del correspondiente Obispo diocesano.

Los Secretariados Diocesanos de cada país se unen, se coordinan y se constituyen en los Secretariados Nacionales. Estos, que son autorizados y reconocidos por las correspondientes Conferencias Episcopales, son cauce de comunión, de participación y de orientación del MCC en un país concreto, siendo también responsables de mantener la identidad del Movimiento, conforme a su carisma, mentalidad, finalidad y método propio, promoviendo su desarrollo y orientando su integración en la pastoral de la Iglesia del país (IF3Ed. n. 340).

A su vez, los Secretariados Nacionales constituyen los Grupos Internacionales, que igualmente son cauce de participación, coordinación y promoción del MCC en un área geográfica concreta. Y finalmente, como organismo de coordinación mundial existe el OMCC (Organismo Mundial de Cursillos de Cristiandad), que ha sido reconocido por la Santa Sede (por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida) desarrolla su función conforme a su propio Estatuto.

Prácticamente todos los que han ejercido su ministerio desde que se inició el Movimiento, de una forma o de otra. Los comienzos del MCC coincidieron con el pontificado del Papa S. Juan XXIII, que ciertamente conoció la realidad naciente del Movimiento (al menos, por lo que se comentó sobre el durante el desarrollo del Concilio Vaticano II), pero no hay constancia de que se dirigiera explícitamente al Movimiento. Su continuador, S. Pablo VI si mantuvo una relación más clara con el MCC, participando en la primera Ultreya Mundial en Roma en 1965 y dirigiendo diversos mensajes al MCC, entre ellos el Breve Pontificio por el que constituía a S. Pablo patrón del Movimiento. S. Juan Pablo II ha sido, hasta el momento, el Papa que más conexión mantuvo con el MCC: a lo largo de su extenso pontificado participó en diversas Ultreyas Nacionales de Italia, así como en la III Ultreya Mundial de Roma del año 2000. Igualmente, recibió en diversas ocasiones delegaciones del MCC y dirigió mensajes a otras varias Ultreyas nacionales e internacionales. El Papa Benedicto XVI no participó en ningún encuentro con el Movimiento, pero si envió una estimable alocución a la IV Ultreya Mundial celebrada en Los Ángeles (EEUU) en 2009. Finalmente, el actual Papa Francisco ha participado ya en una Ultreya Europea en Roma, en 2015 y en una Ultreya Nacional Italiana en 2022, en ambas aportando unas lúcidas y valiosas indicaciones para el caminar del MCC.